Jul 3, 2020

Enviado por en Artículos | 0 Comentarios

Luto en nuestra Comunidad Educativa

Luto en nuestra Comunidad Educativa

  «EL SEÑOR ESTÁ CERCA DE LOS QUE TIENEN EL CORAZÓN QUEBRANTADO, LIBRA A LOS DE ESPÍRITU ABATIDO»    SALMO 34, 18

Con profundo pesar, la Comunidad Santiaguina, en cabeza de la Señora Rectora Magister Dora Patricia Rodríguez G. ,rendimos un homenaje póstumo de gratitud y afecto, para despedir a nuestro compañero administrativo de la Institución Educativa Santiago Pérez; José Domingo Cañón Vargas. Sabemos que está en la presencia del Señor, donde no hay lágrimas, ni dolor, ni tristeza; y donde el amor y la bendita presencia del Creador ,son  como el sol del medio día.

Allí está, protegido bajo sus alas.Damos gracias al Todopoderoso por habernos permitido compartir con el, por  haber podido disfrutar de su invaluable servicio para con todos los que allí laboramos, haciendo siempre de su trabajo, un ejemplo de compromiso y rectitud, sirviendo, ayudando en lo que estuviera a su alcance y cuando así se requería, dando información que fuera pertinente, no sólo a padres de familia; sino de igual manera  a docentes, estudiantes, en el trasegar de cada día laboral. No olvidaremos su porte de caballero, su pulcritud ni su afabilidad .

Nunca quedará en el olvido, su  visible deseo de llevar a cabo con honestidad, puntualidad y constancia, la labor que venía cumpliendo desde hacia varios años, y  la que siempre realizó con humildad y sencillez de corazón; con un carácter afable y cordial. Para su preciada familia: Esposa, hijos, nietos , hermanos y demás miembros de la misma,un abrazo fraterno de solidaridad y aprecio.  Hay situaciones que, aunque no podemos entender, tampoco nos roban la certeza que el mejor legado que ha dejado a sus seres amados Don domingo, este hombre luchador ,guerrero y  trabajador;  han sido y serán  su ejemplo de honorabilidad, su animo de trabajar, su  deseo  de construir lo trascendente, su  servicio desinteresado; todo ello enmarcado en la  humildad , sencillez y entrega que solo las personas nobles como él, pueden vivir y dar sin reservas.

Estamos seguros que sus huellas como esposo, padre abuelo suegro; serán indelebles con el paso del tiempo.Solo nos resta dar gracias al Señor por la vida de Don Domingo. Como dice Su preciosa Palabra, aunque el ya pasó por ese valle de sombra y de muerte, ahora disfruta de las delicias eternas para siempre; y ya no teme porque Jesús mismo está con el y su vara y su cayado le infunden aliento, y con brazos de amor le ha recibido en la eternidad» Con gratitud y afecto que perduran: Administrativos y docentes I.E.M. Santiago Pérez  de Zipaquirá         

                                                                                             Paz en su tumba.

Se ha cerrado los comentarios